Archivo para Perú

Revista VERBO número 551-552

Posted in Agenda, In memoriam, Publicaciones, Reportajes with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 30 marzo 2017 by Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II

Número 551-552 de Verbo, revista bimestral de formación cívica y de acción cultural según el derecho natural y cristiano, que edita la Fundación Speiro y dirige el presidente del Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II, el catedrático Miguel Ayuso Torres. Corresponde esta entrega a enero-febrero de 2017. Su cuaderno central se titula esta vez A los 500 años de la pseudo-reforma protestante. Sin que ello agote los temas tratados, como nos indica la Presentación:

Se abre con este número de Verbo la serie LV, correspondiente a un año 2017 lleno de efemérides. A comenzar por los quinientos años de la Protesta de Lutero, destructiva de la Cristiandad y que se halla en los orígenes de la modernidad axiológica más que cronológica en cuyo seno (por más que transformado con prefijos como pos e hiper) seguimos viviendo. El Consejo Felipe II, con el que compartimos un sector de su actividad intelectual y apostólica, dedicó al asunto un importante congreso internacional celebrado en la Ciudad de Méjico el pasado mes de abril, cuyas actas se han publicado, y que constituye la más importante iniciativa que hasta ahora se ha producido, secundada por otras en Francia (nuestros amigos de Catholica y L’Homme Nouveau), en Italia (nuestros amigos de Instaurare y en particular el profesor Danilo Castellano con un libro específico traducido al español) y en Estados Unidos (nuestros amigos del Roman Forum y un libro en prensa del campus veraniego de Gardone)… En este número se encuentran varias referencias en la sección de crónicas tanto como en la de información bibliográfica. Y se dedica al tema el cuaderno central, por más que reducido a un único texto, el del presidente del Consejo Felipe II y nuestro director, que sintetiza los trabajos. Como ya habíamos publicado en el número primero de la serie anterior unos textos introductorios, nos vale por el momento con esta recapitulación, al tiempo que hacemos de la necesidad virtud, por haber excedido en este número las páginas de la entrega habitual de 176 a que tenemos habituados a nuestros lectores siempre que podemos. No será la última vez que tomemos el argumento, central para nuestra cultura política y jurídica, amén de filosófica. Al que hemos salido al encuentro anticipándonos y no a remolque. Y al que quisiéramos volver en sede conclusiva concluidos los, por el momento, en general, tristes fastos.

Pero son otras muchas las efemérides que nos solicitan en este año. Desde la Revolución comunista en Rusia a la Constitución mejicana y a las apariciones de Nuestra Señora en Fátima. Así como, en el ámbito doméstico, los centenarios del nacimiento de Juan Vallet de Goytisolo y Francisco Elías de Tejada. El primero, fundador de Verbo con Eugenio Vegas Latapie, y alma de la revista y de la Ciudad Católica desde casi el inicio y desde luego tras la muerte de éste en 1985. El segundo, colaborador de nuestra revista desde bien temprano y hasta su muerte prematura, y fundador del Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II. Las dos fundaciones que hoy representan el pensamiento tradicional hispánico, en el campo del derecho natural y de la política católica, las Fundaciones Speiro y Elías de Tejada, son hechuras suyas. Para los que proseguimos esta tarea la conmemoración del centenario de su nacimiento era acto obligado (y grato a la vez) de piedad. Como se puede ver en la sección de noticias la reunión anual de amigos de la Ciudad Católica se dedicará a examinar los grandes temas de la obra político-jurídica de Vallet en su desarrollo y a la luz de la situación presente. Igualmente, en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, el seminario por él fundado y que lamentablemente (por culpa de algún personajillo que por ahí pulula) no lleva su nombre hará también el oportuno recuerdo. Como se hará de Elías de Tejada en Lisboa y Madrid, primeramente, y más adelante en Nápoles y Palermo. Nos espera, pues, una primavera llena de trabajos y esperemos que promesa de mayores frutos. En Verbo aparecerán, Dios mediante, en los próximos números, algunos textos sobre Fátima y las actas de la reunión de la Ciudad Católica. Así como Anales de la Fundación Elías de Tejada y Fuego y Raya se ocuparán ampliamente del polígrafo extremeño. Del que algo diremos también nosotros.

La sección de «Estudios y notas» comprende tres textos. Uno breve pero sustancioso, del profesor Juan Fernando Segovia, investigador del CONICET argentino, sobre la ideología de los derechos humanos como expresión de infidelidad religiosa. Otro, del filósofo peruano César Sánchez Martínez, es un original estudio sobre la teoría de la acción en las organizaciones a la luz de la tradición del Barroco hispánico. También un extenso y argumentado trabajo del general Estanislao Cantero sobre «El Estado de razón» en el pensamiento de Gonzalo Fernández de la Mora. Que trae causa de la documentada biografía intelectual de éste obra del historiador Pedro González Cuevas.

El extraordinario artículo de Estanislao Cantero merece lectura especialmente atenta. Pues con la mayor cortesía, y hasta con simpatía hacia el personaje, pone en evidencia la profunda heterodoxia, extranjerizante y laicista, de Gonzalo Fernández de la Mora y Mon (1924-2002), quien en términos estrictos fue «un renovador del pensamiento liberal español», y no del pensamiento tradicional (que Pedro Carlos González Cuevas confunde contumazmente con el conservador, rama éste del liberal, en realidad). También con la mayor cortesía, el General Cantero deja sin embargo claros los fallos de documentación y análisis de la biografía que comenta.

Dos obituarios, los de Alberto Caturelli y Javier Nagore, ambos queridos colaboradores, abren la parte final del número, con las noticias (antes evocadas), las crónicas (algunas también referidas) y una amplia selección bibliográfica (acrecida por no haberse dado tal sección en el número anterior, consagrado a las actas de la reunión de 2016 de amigos de la Ciudad Católica).

Índice del número 551-552 (enero-febrero 2017) de Verbo:

PRESENTACIÓN

ESTUDIOS Y NOTAS

  • Infidelidad, idolatría y derechos humanos. Una nota sobre las consecuencias del error religioso en moral y derecho, por Juan Fernando Segovia.

  • El «Estado de razón». A propósito de un libro de González Cuevas sobre Fernández de la Mora, por Estanislao Cantero.

  • El modelo de acción humana en las organizaciones a la luz de la tradición sapiencial barroca hispánica, por César Félix Sánchez Martínez.

CUADERNO: A LOS 500 AÑOS DE LA PSEUDO-REFORMA PROTESTANTE

  • La revolución protestante y su impacto político, por Miguel Ayuso.

IN MEMORIAM

  • Javier Nagore Yárnoz.
  • Alberto Caturelli.

NOTICIAS

  • LIV Reunión de Amigos de la Ciudad Católica: «La comunidad política: organización y ordenamiento. En el centenario de Juan Vallet de Goytisolo».

  • El centenario de Juan Vallet de Goytisolo en el Seminario de Derecho Natural de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

  • El centenario de Francisco Elías de Tejada.

  • Congreso-Peregrinación en el centenario de las apariciones de Fátima.

CRÓNICAS

INFORMACIÓN BIBLIOGRÁFICA

_________________________________________________________________________________

Verbo. Serie LV, núm. 551-552, enero-febrero 2017
ISSN 0210-4784. D.L. M-12.688-1960
Suscripciones y pedidos: Fundación Speiro. C/. José Abascal (ant. General Sanjurjo), 38. 28003 Madrid, España. Teléfono +34 914473231. Correo electrónico
«… no se edificará la ciudad de un modo distinto a como Dios la ha edificado; … no, la civilización no está por inventar, ni la nueva ciudad por construir en las nubes. Ha existido, existe: es la civilización cristiana, es la ciudad católica. No se trata más que de instaurarla y restaurarla, sin cesar, sobre sus fundamentos naturales y divinos, contra los ataques siempre nuevos de la utopía malsana de la revolución y de la impiedad: omnia instaurare in Christo».
San Pío X, carta sobre los errores de «Le Sillon» Notre charge apostolique.

Fuego y Raya Nº 12

Posted in Publicaciones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 7 marzo 2017 by Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II

Los suscriptores ya tienen en sus manos el número 12 (noviembre de 2016) de FUEGO Y RAYA, revista semestral hispanoamericana de historia y política, que edita el Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II. Tres artículos de diversa índole lo abren. El primero, de la gran especialista en San Juan de la Cruz, Elizabeth Wilhelmsen, de la Universidad de Nebraska-Lincoln. El segundo, sobre los autores supuestamente católicos que esparcieron sus errores preparatorios del Vaticano II mediante la revista argentina Criterio en el período 1955-1957, por Patricia Barrio de Villanueva, de la Universidad Nacional de Cuyo (Mendoza). Y el tercero, acerca del actual panorama político y geopolítico de Colombia, por César Félix Sánchez Martínez, de la Universidad Nacional de San Agustín (Arequipa).

El dossier central sigue con la publicación —iniciada en el número 10 de Fuego y Raya— de las actas del seminario internacional «Maestros del Tradicionalismo hispánico de la segunda mitad del siglo XX» celebrado en Madrid en septiembre de 2014. «En esta ocasión —leemos en su Introducción— son tres los autores tratados. Comienza con Leopoldo-Eulogio Palacios, catedrático de Lógica de la Complutense de Madrid y académico de número de la Real de Ciencias Morales y Políticas, de quien ya hemos publicado un texto agudo y acerado sobre Maritain en un número anterior ilustrando el dossier sobre la democracia cristiana. En este caso el profesor José Miguel Gambra, el discípulo más fiel a su pensamiento religioso y político se ocupa del “divinismo” que opuso al humanismo campante, también al sedicentemente cristiano. A continuación el letrado del Consejo de Estado de España y profesor de la Universidad de Comillas, José Joaquín Jerez, autor de una sólida monografía sobre la Guerra de las Comunidades de Castilla, trata del gran jurista Juan Vallet de Goytisolo, académico de número de las Reales de Jurisprudencia y Legislación y Ciencias Morales y Políticas, también director de la revista Verbo, en la que dejó miles de páginas sobre temas de filosofía político-jurídica y doctrina social católica. Finalmente el sociólogo Javier Barraycoa ofrece unas páginas incisivas sobre la teología de la historia del profesor Francisco Canals, catedrático de la Universidad de Barcelona e inspirador durante muchos años de la revista Cristiandad».

Precisamente es de la autoría de Francisco Canals Vidal el Documento de esta entrega. Se trata de unos trabajos «que ahora rescatamos de las páginas de la revista Cristiandad (núms. 262 y 263 de 1955) en su época gloriosa», señala la redacción de Fuego y Raya. En ellos Canals disecciona a aquellos «movimientos católicos» que, buscando inicialmente la libertad de la Iglesia en la Francia y la Europa posrevolucionarias, se contagiaron de americanismo y cayeron rápidamente en la heterodoxia, preparando el terreno para el caos actual. Sin dejar de referirse asimismo a las contradicciones del legitimismo transpirenaico.

Este número de la revista, de 234 páginas, se completa con las habituales reseñas bibliográficas, en número de siete esta vez, de libros publicados en Madrid y Oporto, además de Chile, Méjico, Ecuador y Perú.

Pueden consultarse la portada, sumario y otros datos del número 12 de Fuego y Raya en este mismo cuaderno de bitácora.

Nuevo volumen de Itinerarios: Pueblo y populismo. Los desafíos políticos contemporáneos

Posted in Publicaciones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 12 febrero 2017 by Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II

Itinerarios, 2017Itinerarios, sello editorial del Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II, ha comenzado el año con la publicación de un nuevo libro de su colección «Verbo»: Pueblo y populismo. Los desafíos políticos contemporáneos. Los textos aquí reunidos aparecieron ya en el número 549-550 (noviembre-diciembre 2016) de la revista Verbo. Se ofrecen ahora en un cuidado y manejable volumen, en cuya contracubierta se lee:

El presente volumen constituye una aproximación orgánica al llamado «populismo», término que se usa con frecuencia, sobre todo en el seno de la cultura europea, con un significado despectivo, cuya emergencia parece constituir en nuestros días la principal tentación política. El populismo es en realidad un fenómeno articulado y complejo, que ha adquirido muchos rostros y dado vida a múltiples movimientos conservando sin embargo su identidad.

A elucidarla, contrastándola con las evoluciones del «pueblo» (del que toma poco más que el nombre y la excusa), se dedican estas páginas, que tienen su origen en la LIII Reunión de Amigos de la Ciudad Católica, celebrada en la Universidad Antonio de Nebrija de Madrid el pasado 7 de mayo de 2016.

AA.VV. (Ayuso, Miguel, ed.), Pueblo y populismo. Los desafíos políticos contemporáneos. Itinerarios, Madrid 2017. Colección Verbo. Rústica con solapas, 21,5 x 13,5 cm. 240 páginas. ISBN 978-84-931265-4-4. Depósito Legal M-415.549-2016.
_____________________________
Otros títulos de Itinerarios:
AA. VV., A los 175 años del Carlismo. Una revisión de la tradición política hispánica, 2011.
José Pancorvo, Boinas rojas a Jerusalén, 2011.
AA. VV., El bien común, 2013.
AA.VV., Iglesia y política. Cambiar de paradigma, 2013.
AA.VV., La «res publica christiana» como problema político, 2014.
AA.VV., Política católica e ideologías. Monarquía, tecnocracia y democracias, 2015.
AA.VV., La inteligencia de la política. Un primer homenaje hispánico a Danilo Castellano, 2015.

Revista VERBO número 549-550

Posted in Agenda, Publicaciones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 31 diciembre 2016 by Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II

Verbo 549-550Los suscriptores habrán recibido ya el número 549-550 (noviembre-diciembre 2016) de Verbo, revista bimestral de formación cívica y de acción cultural según el derecho natural y cristiano. Del empeño de esta publicación fundada en 1961, editada por la Fundación Speiro (desde hace algún tiempo, también estrechamente vinculada al Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II) y asociada a las Reuniones de Amigos de la Ciudad Católica, es buena muestra la que ahora tenemos entre manos. Dejemos que la Presentación —más extensa de lo habitual y casi un pequeño ensayo en sí misma— nos lo explique y, de paso, nos señale las especiales características del número. Que, como veremos, puede llevar por subtítulo el título de su cuaderno central: Pueblo y populismo. Los desafíos políticos contemporáneos.

Durante el decenio de los sesenta floreció la tesis, bautizada por el ministro y politólogo español Gonzalo Fernández de la Mora en la rúbrica de uno de sus libros más famosos, del «crepúsculo de las ideologías», luego arraigada durante los setenta y aun los ochenta. Presentaba sin lugar a dudas un (aparente) fundamento teórico, expresión de la preocupación racionalista del autor, más allá de su singular funcionalidad política en favor de la deriva «tecnocrática» del régimen del General Franco. En efecto, las «ideologías» fuertes de la modernidad, concebidas como «religiones civiles», comenzaban por entonces a mostrar síntomas de agotamiento. En un primer momento, bajo la sugestión de la primera ola de las «terceras vías», pareció que la línea de evolución condujera en Europa a la convergencia de los sistemas liberal-democrático y socialista-marxista en lo que algunos llamaron el «socialismo con rostro humano» o socialdemocracia. Al mismo tiempo, sin embargo, se abría también camino (ahora por los lares del Tercer Mundo) otra silueta, la del que Thomas Molnar apodó de «socialismo sin rostro», caracterizado por la monolitización del Estado sobre los elementos basilares del Ejército, un nacionalismo celoso y un socialismo sin teoría precisa e incluso sin ideología. Más adelante, en cambio, vendría a extenderse la que el mismo Molnar describiría como «hegemonía liberal» a partir del predominio de una «sociedad civil» entendida more americano, exportada desde los Estados Unidos primero a Europa y luego a todo el mundo. Del «fin de las ideologías» se habría pasado al «fin de la historia» —en la famosa formulación de Fukuyama— signado por el fin del «socialismo real» y el triunfo de la «democracia liberal». Pero, pese al énfasis terminológico, que no pasó inadvertido para la caja de resonancia de los medios de comunicación de masas, tampoco parece que durara mucho esa situación ante la emergencia del «choque de civilizaciones» descrito por Huntington y contemporáneamente la de los movimientos populistas.

No es fácil de desentrañar, desde luego, un cuadro tan abigarrado como el recién trazado. Pero quizá no esté de más apuntar por lo menos algunas claves. Así, en primer término, no son expresiones sinónimas «crepúsculo de las ideologías» y «crepúsculo de la ideología». Esto es, la crisis de las singulares ideologías no implica que lo que Dalmacio Negro ha llamado el «modo de pensamiento» ideológico haya entrado igualmente en crisis. Las ideologías fuertes se han transmutado en versiones débiles, según el universal signo de la postmodernidad cultural y política. Así, el liberalismo o el socialismo marxista —tras ciertas vacilaciones, idas y venidas— habrían cedido el paso a fórmulas neo y a ideologías novísimas. El contexto cultural de la crisis de la modernidad, y el político de la crisis del Estado, esconden la clave de interpretación de la paradoja aparente. Se producía, sí, la disolución de la filosofía moderna, esencialmente ideológica, en su versión fuerte, pero ocupaban su lugar subrogados débiles, brotados de su mismo humus cultural. Retrocedían también socialismos y liberalismos, mientras surgían nuevos «ismos» —feminismo, ecologismo, etc.—, modalidades las más de la nueva matriz (ideológica) del «progresismo». La propia tecnocracia, finalmente, no pasaba de ser otra ideología.

Es en tal contexto en el que hay que situar las transformaciones políticas de los últimos años.

Primero vimos un «nuevo socialismo», triunfante pasajeramente entre nosotros aunque ejerciera también una cierta atracción sobre otros ámbitos geográficos y culturales. Otra cosa es que hubíeramos estado —primeramente— en presencia de un «socialismo», así como —en segundo lugar— que el tal (dicho) socialismo hubiera tenido algo de «nuevo». El punto de partida no podía ser otro que el del consenso socialdemócrata asentado en Europa después de la II Guerra Mundial y que permanece en lo sustancial pese a las muchas variables que se han entrecruzado desde entonces. Si el Estado moderno se asentó sobre la ficción del contrato social, la «historia» del mismo permite entender el paso de las democracias políticas a las actuales democracias sociales: el «deseo innato de bienestar», fundamento del pacto para Locke, al combinarse con la «libertad e igualdad naturales» de los hombres, en que lo basa Rousseau, conducen a un supercapitalismo en la producción y un socialismo distributivo o de consumo en materia de rentas. Puede decirse, pues, que los partidos socialistas hace tiempo que dejaron de ser socialistas. Aunque conserven con frecuencia actitudes y maneras del viejo socialismo (del socialismo tout court), para arrastrar a un electorado que sigue «creyendo» en el socialismo, como una pequeña parte sigue siendo comunista… Hoy los partidos socialistas lo que son en verdad es «progresistas». Y la razón se halla en la filosofía de la historia.

En efecto, frente a la consideración de la naturaleza humana como inmutable, característica de la filosofía clásica y cristiana, el pensamiento moderno la tomó por ilimitadamente transformable. La Ilustración todavía confiaba en la capacidad de la razón humana para, imponiéndose sobre el oscurantismo y la superstición, dar lugar al advenimiento ineluctable de una «nueva sociedad»; a partir de Rousseau se afirmará, en cambio, que las leyes e instituciones están en el origen de la corrupción del hombre, por lo que habrá de procederse a la destrucción de esa fuente de modo revolucionario. La tarea desvinculadora se aplicó así primero a la acción temporal de la Iglesia (la Cristiandad), luego al entramado social (la separación del Estado y la sociedad siguió a la separación de la Iglesia y el Estado: ése es el contexto del lema «más sociedad y menos Estado») y finalmente a la propia familia. Y la bandera «revolucionaria», de matriz «utópica», se irá desplazando durante los siglos XIX y XX del liberalismo al socialismo. Éste, en su versión marxista, continuará la tarea donde aquél la dejó, a través de la reorganización por la tecnocracia estatal de la sociedad de masas (en puridad «disociedad») que el liberalismo y la desvinculación crearon. Ahora bien, agotado su objetivo fundacional (al menos en parte, pues las autoridades naturales siempre rebrotan), y derrotado como doctrina económica, el socialismo antes marxista, luego gramsciano, quedará reducido a «progresismo», esto es, a una «postura» intelectual nihilista ligada al estatismo del llamado «bienestar» y concretada en nuevos «ismos» tales como el pacifismo, ecologismo, feminismo, etc.

Cierto es que el «progresismo» pudiera considerarse cada vez más una constante que acomuna a todas las fuerzas del panorama político contemporáneo. Ello se debe a que el «centrismo», erigido en principio absoluto por las fuerzas consideradas de «derecha» (no puede elegirse o rechazarse ser de derecha: la derecha es la que la izquierda, inventora y administradora del juego, designa como tal), excluye cualquier otro principio o constante políticos. Pero no es menos cierto que el «progresismo» enragé pertenece por derecho propio a la «izquierda»…

Hoy vemos que un nuevo agente político ha venido a sacudir (no se sabe con qué hondura) el panorama político abocetado en lo anterior. Y es que la emergencia del llamado «populismo», que se usa con frecuencia (sobre todo en el seno de la cultura europea) con un significado despectivo, parece constituir en nuestros días el problema y la tentación principales de la política, rectius, del poder que se dice político sin serlo propiamente. Sin embargo, el populismo moderno, que es un fenómeno articulado y complejo, y ha adquirido muchos rostros, dado vida a múltiples movimientos y animado variados regímenes, siempre ha conservado —sin embargo— su identidad y su alma. A elucidarla, contrastándola con el «pueblo» (del que toma poco más que el nombre y la excusa) y sus evoluciones, se dedica el siguiente volumen, que recoge las actas de la LIII Reunión de amigos de la Ciudad Católica, celebrada en la Universidad Antonio de Nebrija de Madrid el pasado día 7 de mayo de 2016.

Los autores son, por orden, los profesores Miguel Ayuso (Universidad Pontificia Comillas de Madrid), José Antonio Ullate (Universidad Antonio de Nebrija de Madrid), Dalmacio Negro (Real Academia de Ciencias Morales y Políticas), John Rao (Universidad San Juan de Nueva York), Bernard Dumont (revista Catholica de París), Javier Barraycoa (Universidad Abad Oliva de Barcelona), Juan Fernando Segovia (Universidad de Mendoza y CONICET), Julio Alvear (Universidad del Desarrollo de Santiago de Chile), José Miguel Gambra (Universidad Complutense de Madrid) y Danilo Castellano (Universidad de Údine). La dirección y edición ha corrido a cargo del primero de los mencionados.

Habida cuenta de la extensión del cuaderno central de este número de Verbo, las secciones habituales de estudios y notas, crónicas e información bibliográfica quedan aplazadas (si Dios quiere) para el primero de la serie de 2017.

Índice del número 549-550 (noviembre-diciembre 2016) de Verbo:

PRESENTACIÓN

CUADERNO: PUEBLO Y POPULISMO. LOS DESAFÍOS POLÍTICOS CONTEMPORÁNEOS

  • El pueblo y sus evoluciones, por Miguel Ayuso.
  • El pueblo: del tercer estado a la nación, por José Antonio Ullate Fabo.
  • Pueblo, soberanía y partidos, por Dalmacio Negro.
  • Los Estados Unidos de América, el «pueblo» y el populismo, por John Rao.
  • El pueblo de Dios. Síntesis apretada de un lugar común conciliar, por Bernard Dumont.
  • El populismo en la Europa contemporánea, por Javier Barraycoa.
  • El populismo en Hispanoamérica. «Todos somos populistas», por Juan Fernando Segovia.
  • El populismo en Hispanoamérica: una lectura diferente. Con especial referencia al caso chileno, por Julio Alvear Téllez.
  • El populismo en España, por José Miguel Gambra.
  • Pueblo, populismo y política, por Danilo Castellano.
_________________________________________________________________________________
Verbo. Serie LIV, núm. 549-550, noviembre-diciembre 2016
ISSN 0210-4784. D.L. M-12.688-1960
Suscripciones y pedidos: Fundación Speiro. C/. José Abascal (ant. General Sanjurjo), 38. 28003 Madrid, España. Teléfono +34 914473231. Correo electrónico
«… no se edificará la ciudad de un modo distinto a como Dios la ha edificado; … no, la civilización no está por inventar, ni la nueva ciudad por construir en las nubes. Ha existido, existe: es la civilización cristiana, es la ciudad católica. No se trata más que de instaurarla y restaurarla, sin cesar, sobre sus fundamentos naturales y divinos, contra los ataques siempre nuevos de la utopía malsana de la revolución y de la impiedad: omnia instaurare in Christo».
San Pío X, carta sobre los errores de «Le Sillon» Notre charge apostolique.

Arequipa. Homenaje a Víctor Andrés Belaunde

Posted in In memoriam, Reportajes with tags , , , , on 30 diciembre 2016 by Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II


El pasado miércoles 14 de diciembre de 2016, en Arequipa (Perú), con los auspicios de la Sociedad Peruana de Historia y el Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II, se realizó un homenaje al pensador católico y diplomático peruano Víctor Andrés Belaunde Díez Canseco (1883-1966) en la Biblioteca del Gobierno Regional de Arequipa, al conmemorarse los 50 años de su fallecimiento. Esta actividad contó con el apoyo de la Centenaria Hermandad de Caballeros del Santo Sepulcro, la más antigua asociación piadosa de Arequipa, heredera de la Archicofradía de la Vera Cruz —cuyos orígenes se remontan a la fundación de la ciudad a mediados del siglo XVI—, de la que Belaunde fue miembro distinguido.

Arequipa 14 de diciembre de 2016

El homenaje consistió en dos conferencias. La primera, a cargo del profesor universitario y director de estudios del Seminario Arquidiocesano de San Jerónimo de Arequipa César Félix Sánchez Martínez, se tituló Belaunde y la vocación del Perú. Allí se resaltó su noción de peruanidad, que en sus propias palabras consistía en lo siguiente: «La peruanidad es, para nosotros, una síntesis viviente de la cultura hispano-católica y de los elementos telúricos y biológicos que existían en este pedazo de Nuevo Mundo que habitamos. La peruanidad no es yuxtaposición sino síntesis verdadera; y agregamos: viviente, para expresar que, en continuidad palpitante, fue, es y seguirá siendo». En esta síntesis, según Belaunde, el sentido cristiano de la vida fue el factor aglutinante, la raíz de la asunción de aquella síntesis creadora. Se resaltó, asimismo, contra lo que sostienen críticos desinformados como Vargas Llosa y otros, la valoración que hace Belaunde de lo andino prehispánico, y que no se agota como un elemento cuasi paisajístico o meramente biológico, sino que se también se expresa en lo que denomina un «precioso legado de unidad política, de misión civilizadora, de justicia económica y de dignidad imperial». Esta dignidad imperial fructificó durante el Virreinato y se expresó, incluso en la república, con un sentido de primogenitura espiritual entre los pueblos de Hispanoamérica que caracterizaría la política internacional del Perú. También se mencionaron los claroscuros de un pensamiento que no pudo romper con cierto elemento positivista y nacionalista, en contradicción implícita con muchos aciertos de su fenomenología peruanista, y con un espíritu acrítico respecto a la democracia liberal y a la tradición republicana, especialmente a la independencia; así como una deriva, en sus últimos años de vida —y más romántica que pensada seriamente— hacia algunas figuras y eslóganes del aggiornamento.

La segunda conferencia, titulada Belaunde, hombre litúrgico, a cargo del profesor universitario y abogado Juan Carlos Nalvarte Lozada, se ocupó, a partir del ensayo Nostalgia y Liturgia y de otros textos filosóficos y de memorias, de las ideas belaundianas respecto a la liturgia tradicional de la Iglesia, como remedio al romanticismo y a la nostalgia del paso del tiempo, al ser una primicia de lo eterno, que aquieta el corazón humano. Las antiquísimas ceremonias de la Misa católica, según Belaunde, reflejaban tanto la rica herencia de la Iglesia como saciaban los anhelos humanos. Especialmente conmovedor fue el elogio del latín y de las orationes ad pedem altaris por parte de Belaunde, que el profesor Nalvarte supo contrastar con la dolorosa realidad de la desolación litúrgica posconciliar, especialmente en el medio local. Siguieron interesantes reflexiones sobre el santuario católico y su profundo simbolismo y sobre la infecundidad de los Cristos subjetivos del progresismo teológico que, según Belaunde, acabarían destruyendo incluso el sentido comunitario u orgánico de lo religioso.

Tras una ronda de comentarios a cargo del público, el homenaje al pensador arequipeño concluyó con una llamada a retomar el camino de quizá uno de los pocos pensadores del Perú vindicados por el paso del tiempo, a diferencia de tantos profetas fallidos de la izquierda y del indigenismo. Recordar la vocación católica del Perú, siguiendo el ejemplo de Belaunde, es una buena forma de prevenir la esterilidad violenta del mito político, que tantos males ha causado al Perú.

El acto contó con la asistencia del cónsul de Gran Bretaña en Arequipa, Francis Rainsford; del exsenador Javier Díaz Orihuela, y de diversos miembros de la Centenaria Hermandad del Santo Sepulcro, entre otros.

 

Anales de la Fundación Francisco Elías de Tejada, XXI

Posted in In memoriam, Publicaciones, UIJC with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 19 septiembre 2016 by Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II

Anales 2015Ya ha aparecido el volumen XXI (año 2015) de los ANALES de la Fundación Francisco Elías de Tejada. Revista de historia y de filosofía jurídico-política. La Presentación del mismo nos da una idea del contenido de sus 222 páginas:

Presentamos a nuestros lectores el volumen XXI de los Anales de la Fundación Francisco Elías de Tejada, correspondiente al año 2015. Con la satisfacción que da la perseverancia en un apostolado intelectual. El contenido, como siempre, es rico y variado. Comienza la entrega con dos textos, respectivamente, de las profesoras Elizabeth Wilhelmsen y Elena Calderón. Ambas, además, hijas de inolvidables colaboradores de estas páginas. La primera, de la Universidad de Nebraska, es una de las máximas especialistas en la obra del místico de Fontiveros, sobre el que publicó hace no mucho el libro San Juan de la Cruz y su identidad histórica: los telos del león yepesino. El presente artículo, que refunde un capítulo de esa monografía, se refiere al periodo del encarcelamiento del santo en Toledo entre 1577 y 1578 por causa de su defensa de la reforma teresiana. A Santa Teresa precisamente, en el año del quinientos aniversario de su nacimiento, se consagra el trabajo de nuestra colaboradora habitual de la Universidad Nacional de Cuyo (Mendoza), que trae causa de un congreso celebrado con tal ocasión en su alma mater. Un tercer trabajo completa los estudios filosófico-literarios del número: es el trabajo del prometedor filósofo y escritor arequipeño César Sánchez Martínez sobre los conceptos de tradición clásica y tradición cristiana en su interrelación.

En cuarto lugar, iniciando el capítulo histórico, encontramos el trabajo del joven historiador y alumno de la Academia Diplomática del Perú, Galo Garcés Ávalos, sobre la visita del Padre James Hayes, de la Compañía de Jesús, al país carlista en tiempos de la Tercera Guerra. Que permite al autor elevarse a una consideración (que no aspira a agotar el tema, siquiera a tratarlo monográficamente) sobre las relaciones entre la Compañía de Jesús y el Carlismo. Sigue, ya en sede de historia del derecho, el amplísimo perfil biográfico del profesor portugués Guilherme Braga da Cruz, nacido en 1916, cuyo centenario se celebra por lo tanto en el 2016 en que se estampa este volumen, por publicarse este anuario siempre a año vencido. Sirvan las páginas del profesor Gonçalo de Sampaio e Mello, de la Universidad de Lisboa, donde amplía y anota otras anteriores, para recordar al sabio lusitano con quien el profesor Elías de Tejada tuvo amplia y fecunda relación.

Ya en lo que toca al derecho tenemos tres textos. El primero, en lengua italiana, del doctor Rudi Di Marco, de la Universidad de Údine, se ocupa del llamado derecho a la autodeterminación, nihilista virtualmente cuando no en acto, y en particular de su contenido. El segundo, en portugués, del magistrado paulista Ricardo Marques Dip, director del Centro de Estudios de Derecho Natural del Consejo Felipe II, sobre activismo judicial y garantismo penal. El último es un amplio comentario, mucho más que una mera recensión o una glosa, que hace el profesor de la Pontificia Universidad Católica de Chile Jaime Alcalde, de la tesis doctoral defendida por el benedictino de la Abadía de Cuelgamuros Alberto Soria sobre los principios jurídicos de interpretación del «motu proprio» Summorum Pontificum.

Una nota necrológica de Vicente Ugarte del Pino, del director de Anales, cierra el número.

*****

Las actividades han sido abundantes durante el año al que se refiere este tomo. Tanto las actividades culturales como las publicaciones.

En lo que hace a las primeras podemos mencionar la continuación de los «Coloquios de Fuego y Raya», dedicados a dos novelas de Javier Barraycoa y Natalia Sanmartín, a una recopilación de artículos de Juan Manuel de Prada, a un cómic histórico de Cataluña y a la novela teresiana del ya mencionado Juan Manuel de Prada.

También de una serie importante de actividades anuales. Para empezar, de las Jornadas de la Asociación Colombiana de Juristas Católicos, como siempre en febrero, en la Universidad Católica de Colombia, dedicadas a los ochocientos años de la Carta Magna, seguidas de las «Conversaciones de Paipa», preparatorias de la (previsiblemente desastrosa) conmemoración de los quinientos años de la herejía y el cisma luteranos que tendrán lugar aproximándose 2017. En segundo lugar de la Reunión de Amigos de la Ciudad Católica, en abril, sobre monarquía y democracia, precedida del Seminario Juan Vallet de Goytisolo de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, esta vez sobre el libro de Juan Fernando Segovia sobre Locke y el derecho natural. A continuación de las Jornadas Napolitanas de Derecho Natural, en mayo, sobre el fundamento del derecho natural. Y seguidamente, entre junio y julio, del campus del Roman Forum de nuestro amigo John Rao en el Lago de Garda.

El presidente de la Fundación aprovechó como de costumbre los meses veraniegos para extender la actividad al Cono Sur: así, en el Río de la Plata, intervino en el ciclo sobre el buen gobierno del Instituto de Filosofía Práctica de Buenos Aires; en Santiago de Chile habló en el seminario sobre la reforma constitucional de la Universidad del Desarrollo; y en Lima participó en dos actos, en el Instituto Riva-Agüero de la Universidad Católica, y en la Universidad San Ignacio de Loyola, respectivamente por el centenario de Alberto Wagner de Reyna y de Álvaro d’Ors. Todavía en agosto se evidenciaba la hermandad con el grupo friuliano de Instaurare omnia in Christo, con la presencia en su congreso anual, esta vez dedicado a los 50 años de Dignitatis  humanae. Para terminar, en octubre, colaborábamos también con el Foro Internacional Fe y Ciencia de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

Hubo también, claro está, otras actividades ocasionales, entre las que es de destacar en febrero el seminario en la Sociedad Histórica de Lisboa, con la colaboración del Centro Europeo de Historia Constitucional, sobre el volumen Iglesia y Política. Y en noviembre, en París, se completaba el proyecto de investigación trienal sobre «la crisis» del Grupo Sectorial en Ciencias Políticas de la Federación Internacional de Universidades Católicas.

En todas esas actividades, las periódicas y las ocasionales, tuvo nuestra Fundación, por lo común a través del Consejo Felipe II, participación.

En cuanto a las publicaciones, son de destacar, entre las revistas, la serie en cinco entregas de nuestra hermana mayor Verbo y los dos números de nuestra hija Fuego y Raya. Respecto de ésta se ha completado el dossier que, a lo largo de cinco números, ha repasado los problemas de la democracia cristiana en el mundo hispánico. Semilla de un gran libro futuro que confiamos poder ofrecer en unos años. Respecto de los libros hallamos, de un lado, la colección «Prudentia iuris», de Marcial Pons, donde se estamparon La corporación como sociedad imperfecta, del profesor estadounidense Brian McCall, y el volumen colectivo De matrimonio, promovido por la Unión Internacional de Juristas Católicos. Y, de otro lado, la colección «Verbo», del sello Itinerarios, donde se han editado dos títulos: las actas conjuntas de dos Reuniones de Amigos de la Ciudad Católica, con el título Política católica e ideologías; y los estudios en honor del profesor Danilo Castellano con motivo de su jubilación administrativa: La inteligencia de la política.

Un último y breve recordatorio de algunos nombres propios. Además del fallecimiento del inolvidable Vicente Ugarte del Pino, amigo de Juan Vallet y sobre todo de Elías de Tejada, cuyo obituario integra este volumen, y de Alexandra Chequer, viuda de José Pedro Galvão de Sousa, tenemos la satisfacción de recordar que Horacio Sánchez de Loria ha sido elegido miembro de número de la Academia de la Historia de la Argentina y que Ricardo Marques Dip ha entrado a formar parte del Consejo de la Magistratura de São Paulo.

Índice de Anales de la Fundación Francisco Elías de Tejada, Año XXI (2015):

PRESENTACIÓN

ESTUDIOS Y NOTAS

  • «El cantar del alma que se huelga de conocer a Dios por fe» y su génesis en la reclusión carcelaria de San Juan de la Cruz en Toledo, por Elizabeth Wilhelmsen.
  • La doctrina del «despojamiento espiritual» en Santa Teresa de Jesús, por Elena Calderón de Cuervo.
  • Tradición clásica y tradición cristiana: entre el socratismo y la deshelenización, por César Félix Sánchez Martínez.
  • La visita del Padre James Hayes, S.J., al país carlista. Traducción y comentario, por Galo Garcés Ávalos.
  • Guilherme Braga da Cruz. Perfil biográfico, por Gonçalo Sampaio e Mello.
  • Sul «contenuto» in se giuridico del diritto all’auto-determinazione. Una breve analisi intorno al rapporto tra «diritto» dell’esse e «potere» del velle, por Rudi Di Marco.
  • Ativismo e garantismo: novos nomes de positivismos antigos, por Ricardo Dip.
  • Los principios de interpretación del «motu proprio» Summorum Pontificum, por Jaime Alcalde Silva.

IN MEMORIAM

  • Vicente Ugarte del Pino, por Miguel Ayuso.
ANALES de la Fundación Francisco Elías de Tejada. Año XXI/2015.
ISSN 1137-117X. D.L. M-17107-1996
Suscripciones y pedidos: Fundación Francisco Elías de Tejada. C/. José Abascal (ant. General Sanjurjo), 38. 28003 Madrid, España
Teléfono +34 915941913. Fax +34 915941261. Correo electrónico

I Jornada de Estudios Hispánicos de Santa María

Posted in Reportajes with tags , , , , , , , , on 24 julio 2016 by Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II

Chosica 23 de julio de 2016
Chosica (Lima, Perú), 23 julio 2016, San Apolinar, obispo y mártir; San Liborio, obispo y confesor; vigilia de Santiago Apóstol, anticipada. [FARO, Corresponsal]. Entre las 10:30 y las 13:30 horas se llevó a cabo la Primera Jornada de Estudios Hispánicos de Santa María, en el auditorio de la Capilla de Cristo Rey, en la zona pastoral de Santa María, en Chosica, organizadas por el Círculo Blas de Ostolaza —el círculo carlista del Perú— y la Sociedad Misionera de Cristo Rey, con la participación del Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II.

Con más de 40 participantes y luego de una oración inicial, se dio inicio a la ponencia central a cargo del doctor Miguel Ayuso Torres, titulada Cristiandad, Hispanidad y política. El plan de la ponencia, como explicó preliminarmente el Profesor Ayuso, consistía en contemplar la Cristiandad a través de la Hispanidad y, a partir de ahí, presentar la doctrina política católica tradicional. Después de aclarar la etimología y origen del término «hispanidad» y de su desarrollo y profundización, debida en gran medida a Maeztu y García Morente, el ponente presentó el fondo profundo de la Hispanidad: la encarnación de la Fe católica a lo largo de la historia de la Monarquía hispánica, que no es más que el correlato histórico de una verdad teológica fundamental del catolicismo, desarrollada por Maeztu a partir de los aportes del célebre teólogo espiritual dominico Juan González Arintero: que todo hombre posee la gracia suficiente para la salvación. Las consecuencias de esta verdad católica se reflejarían en la constante preocupación moral de la Monarquía Católica respecto de la defensa de sus vasallos indianos. La Monarquía hispánica, en medio del proceso generalizado de ruptura de la Cristiandad —genialmente explicitado por Francisco Elías de Tejada a través de lo que él llamaba las cinco rupturas (Reforma protestante, maquiavelismo, bodinismo, hobbesianismo y la consumación de la ruptura jurídica y política en la Paz de Westfalia de 1648)— acabó convertida en una Christianitas minor, que defendía el orden católico y tradicional en un contexto cada vez más secularizante y naturalista. A partir de allí, el ponente pasó a la Cristiandad, centrándose en esa suerte de definición debida a San Bernardo, quien la consideraba como el conjunto jerárquico y orgánico de pueblos que giran en torno a dos astros: el Papado y el Imperio. Seguidamente —y para concluir la primera parte de las jornada— el Profesor Ayuso resumió de forma bastante sugerente las múltiples facetas de la agresión revolucionaria contra la sociedad tradicional y el orden cristiano, nucleada en torno al liberalismo, esa «puesta en plural del pecado original», según la frase genial de Jean Madiran.

La segunda parte consistió en un animado diálogo con los participantes. Ante las inquietudes, por parte de algunos participantes vinculados al mundo jurídico católico local, se concluyó observando ciertas insuficiencias en varias aproximaciones a la lucha contra el aborto provocado, que confunden el plano prudencial con el doctrinal y acaban olvidado una verdad fundamental: que lo gravemente inmoral no puede fundamentar un orden jurídico. Se alertó, también, sobre los riesgos que entrañan las idolatrías constitucionalistas, aun si revestidas de ropajes católicos, y se planteó la necesidad de reivindicar el juicio prudencial e incluso el concepto mismo de la virtud de la prudencia, olvidado muchas veces en un mundo que tiende a desconocer los matices y las sutilezas. También se habló de las raíces filosóficas de la ruptura de la Cristiandad y, específicamente, del nominalismo de Guillermo de Occam. Luego, ante varias cuestiones suscitadas por la necesidad del compromiso de los católicos en la cosa pública, se procedió al desmontaje de las tesis de la «Nueva Cristiandad» de Jacques Maritain, evocándose a grandes pensadores hispánicos como Julio Meinvielle y Leopoldo Eulogio Palacios, así como a la constatación del prestigio del que gozan hoy en día las doctrinas americanistas, condenadas ya por León XIII a fines del siglo XIX, aun en medios eclesiásticos muy elevados. Finalmente, y ante la pregunta de un joven participante, el ponente expuso los múltiples avatares históricos de la Comunión Tradicionalista que, bajo los mismos estandartes de siempre, se constituye en una reserva de los principios de la Cristiandad, la Hispanidad y la política cristiana.

La Jornada concluyó con un sonoro ¡Viva Cristo Rey! y una acción de gracias a Nuestra Señora. Luego los participantes procedieron a saludar al ponente y dialogar informalmente con él, agradeciéndole y comprometiéndolo para futuras.