Archivos para Bolivia

Nuevo volumen de Itinerarios: Pueblo y populismo. Los desafíos políticos contemporáneos

Posted in Publicaciones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 12 febrero 2017 by Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II

Itinerarios, 2017Itinerarios, sello editorial del Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II, ha comenzado el año con la publicación de un nuevo libro de su colección «Verbo»: Pueblo y populismo. Los desafíos políticos contemporáneos. Los textos aquí reunidos aparecieron ya en el número 549-550 (noviembre-diciembre 2016) de la revista Verbo. Se ofrecen ahora en un cuidado y manejable volumen, en cuya contracubierta se lee:

El presente volumen constituye una aproximación orgánica al llamado «populismo», término que se usa con frecuencia, sobre todo en el seno de la cultura europea, con un significado despectivo, cuya emergencia parece constituir en nuestros días la principal tentación política. El populismo es en realidad un fenómeno articulado y complejo, que ha adquirido muchos rostros y dado vida a múltiples movimientos conservando sin embargo su identidad.

A elucidarla, contrastándola con las evoluciones del «pueblo» (del que toma poco más que el nombre y la excusa), se dedican estas páginas, que tienen su origen en la LIII Reunión de Amigos de la Ciudad Católica, celebrada en la Universidad Antonio de Nebrija de Madrid el pasado 7 de mayo de 2016.

AA.VV. (Ayuso, Miguel, ed.), Pueblo y populismo. Los desafíos políticos contemporáneos. Itinerarios, Madrid 2017. Colección Verbo. Rústica con solapas, 21,5 x 13,5 cm. 240 páginas. ISBN 978-84-931265-4-4. Depósito Legal M-415.549-2016.
_____________________________
Otros títulos de Itinerarios:
AA. VV., A los 175 años del Carlismo. Una revisión de la tradición política hispánica, 2011.
José Pancorvo, Boinas rojas a Jerusalén, 2011.
AA. VV., El bien común, 2013.
AA.VV., Iglesia y política. Cambiar de paradigma, 2013.
AA.VV., La «res publica christiana» como problema político, 2014.
AA.VV., Política católica e ideologías. Monarquía, tecnocracia y democracias, 2015.
AA.VV., La inteligencia de la política. Un primer homenaje hispánico a Danilo Castellano, 2015.

Revista VERBO número 549-550

Posted in Agenda, Publicaciones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 31 diciembre 2016 by Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II

Verbo 549-550Los suscriptores habrán recibido ya el número 549-550 (noviembre-diciembre 2016) de Verbo, revista bimestral de formación cívica y de acción cultural según el derecho natural y cristiano. Del empeño de esta publicación fundada en 1961, editada por la Fundación Speiro (desde hace algún tiempo, también estrechamente vinculada al Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II) y asociada a las Reuniones de Amigos de la Ciudad Católica, es buena muestra la que ahora tenemos entre manos. Dejemos que la Presentación —más extensa de lo habitual y casi un pequeño ensayo en sí misma— nos lo explique y, de paso, nos señale las especiales características del número. Que, como veremos, puede llevar por subtítulo el título de su cuaderno central: Pueblo y populismo. Los desafíos políticos contemporáneos.

Durante el decenio de los sesenta floreció la tesis, bautizada por el ministro y politólogo español Gonzalo Fernández de la Mora en la rúbrica de uno de sus libros más famosos, del «crepúsculo de las ideologías», luego arraigada durante los setenta y aun los ochenta. Presentaba sin lugar a dudas un (aparente) fundamento teórico, expresión de la preocupación racionalista del autor, más allá de su singular funcionalidad política en favor de la deriva «tecnocrática» del régimen del General Franco. En efecto, las «ideologías» fuertes de la modernidad, concebidas como «religiones civiles», comenzaban por entonces a mostrar síntomas de agotamiento. En un primer momento, bajo la sugestión de la primera ola de las «terceras vías», pareció que la línea de evolución condujera en Europa a la convergencia de los sistemas liberal-democrático y socialista-marxista en lo que algunos llamaron el «socialismo con rostro humano» o socialdemocracia. Al mismo tiempo, sin embargo, se abría también camino (ahora por los lares del Tercer Mundo) otra silueta, la del que Thomas Molnar apodó de «socialismo sin rostro», caracterizado por la monolitización del Estado sobre los elementos basilares del Ejército, un nacionalismo celoso y un socialismo sin teoría precisa e incluso sin ideología. Más adelante, en cambio, vendría a extenderse la que el mismo Molnar describiría como «hegemonía liberal» a partir del predominio de una «sociedad civil» entendida more americano, exportada desde los Estados Unidos primero a Europa y luego a todo el mundo. Del «fin de las ideologías» se habría pasado al «fin de la historia» —en la famosa formulación de Fukuyama— signado por el fin del «socialismo real» y el triunfo de la «democracia liberal». Pero, pese al énfasis terminológico, que no pasó inadvertido para la caja de resonancia de los medios de comunicación de masas, tampoco parece que durara mucho esa situación ante la emergencia del «choque de civilizaciones» descrito por Huntington y contemporáneamente la de los movimientos populistas.

No es fácil de desentrañar, desde luego, un cuadro tan abigarrado como el recién trazado. Pero quizá no esté de más apuntar por lo menos algunas claves. Así, en primer término, no son expresiones sinónimas «crepúsculo de las ideologías» y «crepúsculo de la ideología». Esto es, la crisis de las singulares ideologías no implica que lo que Dalmacio Negro ha llamado el «modo de pensamiento» ideológico haya entrado igualmente en crisis. Las ideologías fuertes se han transmutado en versiones débiles, según el universal signo de la postmodernidad cultural y política. Así, el liberalismo o el socialismo marxista —tras ciertas vacilaciones, idas y venidas— habrían cedido el paso a fórmulas neo y a ideologías novísimas. El contexto cultural de la crisis de la modernidad, y el político de la crisis del Estado, esconden la clave de interpretación de la paradoja aparente. Se producía, sí, la disolución de la filosofía moderna, esencialmente ideológica, en su versión fuerte, pero ocupaban su lugar subrogados débiles, brotados de su mismo humus cultural. Retrocedían también socialismos y liberalismos, mientras surgían nuevos «ismos» —feminismo, ecologismo, etc.—, modalidades las más de la nueva matriz (ideológica) del «progresismo». La propia tecnocracia, finalmente, no pasaba de ser otra ideología.

Es en tal contexto en el que hay que situar las transformaciones políticas de los últimos años.

Primero vimos un «nuevo socialismo», triunfante pasajeramente entre nosotros aunque ejerciera también una cierta atracción sobre otros ámbitos geográficos y culturales. Otra cosa es que hubíeramos estado —primeramente— en presencia de un «socialismo», así como —en segundo lugar— que el tal (dicho) socialismo hubiera tenido algo de «nuevo». El punto de partida no podía ser otro que el del consenso socialdemócrata asentado en Europa después de la II Guerra Mundial y que permanece en lo sustancial pese a las muchas variables que se han entrecruzado desde entonces. Si el Estado moderno se asentó sobre la ficción del contrato social, la «historia» del mismo permite entender el paso de las democracias políticas a las actuales democracias sociales: el «deseo innato de bienestar», fundamento del pacto para Locke, al combinarse con la «libertad e igualdad naturales» de los hombres, en que lo basa Rousseau, conducen a un supercapitalismo en la producción y un socialismo distributivo o de consumo en materia de rentas. Puede decirse, pues, que los partidos socialistas hace tiempo que dejaron de ser socialistas. Aunque conserven con frecuencia actitudes y maneras del viejo socialismo (del socialismo tout court), para arrastrar a un electorado que sigue «creyendo» en el socialismo, como una pequeña parte sigue siendo comunista… Hoy los partidos socialistas lo que son en verdad es «progresistas». Y la razón se halla en la filosofía de la historia.

En efecto, frente a la consideración de la naturaleza humana como inmutable, característica de la filosofía clásica y cristiana, el pensamiento moderno la tomó por ilimitadamente transformable. La Ilustración todavía confiaba en la capacidad de la razón humana para, imponiéndose sobre el oscurantismo y la superstición, dar lugar al advenimiento ineluctable de una «nueva sociedad»; a partir de Rousseau se afirmará, en cambio, que las leyes e instituciones están en el origen de la corrupción del hombre, por lo que habrá de procederse a la destrucción de esa fuente de modo revolucionario. La tarea desvinculadora se aplicó así primero a la acción temporal de la Iglesia (la Cristiandad), luego al entramado social (la separación del Estado y la sociedad siguió a la separación de la Iglesia y el Estado: ése es el contexto del lema «más sociedad y menos Estado») y finalmente a la propia familia. Y la bandera «revolucionaria», de matriz «utópica», se irá desplazando durante los siglos XIX y XX del liberalismo al socialismo. Éste, en su versión marxista, continuará la tarea donde aquél la dejó, a través de la reorganización por la tecnocracia estatal de la sociedad de masas (en puridad «disociedad») que el liberalismo y la desvinculación crearon. Ahora bien, agotado su objetivo fundacional (al menos en parte, pues las autoridades naturales siempre rebrotan), y derrotado como doctrina económica, el socialismo antes marxista, luego gramsciano, quedará reducido a «progresismo», esto es, a una «postura» intelectual nihilista ligada al estatismo del llamado «bienestar» y concretada en nuevos «ismos» tales como el pacifismo, ecologismo, feminismo, etc.

Cierto es que el «progresismo» pudiera considerarse cada vez más una constante que acomuna a todas las fuerzas del panorama político contemporáneo. Ello se debe a que el «centrismo», erigido en principio absoluto por las fuerzas consideradas de «derecha» (no puede elegirse o rechazarse ser de derecha: la derecha es la que la izquierda, inventora y administradora del juego, designa como tal), excluye cualquier otro principio o constante políticos. Pero no es menos cierto que el «progresismo» enragé pertenece por derecho propio a la «izquierda»…

Hoy vemos que un nuevo agente político ha venido a sacudir (no se sabe con qué hondura) el panorama político abocetado en lo anterior. Y es que la emergencia del llamado «populismo», que se usa con frecuencia (sobre todo en el seno de la cultura europea) con un significado despectivo, parece constituir en nuestros días el problema y la tentación principales de la política, rectius, del poder que se dice político sin serlo propiamente. Sin embargo, el populismo moderno, que es un fenómeno articulado y complejo, y ha adquirido muchos rostros, dado vida a múltiples movimientos y animado variados regímenes, siempre ha conservado —sin embargo— su identidad y su alma. A elucidarla, contrastándola con el «pueblo» (del que toma poco más que el nombre y la excusa) y sus evoluciones, se dedica el siguiente volumen, que recoge las actas de la LIII Reunión de amigos de la Ciudad Católica, celebrada en la Universidad Antonio de Nebrija de Madrid el pasado día 7 de mayo de 2016.

Los autores son, por orden, los profesores Miguel Ayuso (Universidad Pontificia Comillas de Madrid), José Antonio Ullate (Universidad Antonio de Nebrija de Madrid), Dalmacio Negro (Real Academia de Ciencias Morales y Políticas), John Rao (Universidad San Juan de Nueva York), Bernard Dumont (revista Catholica de París), Javier Barraycoa (Universidad Abad Oliva de Barcelona), Juan Fernando Segovia (Universidad de Mendoza y CONICET), Julio Alvear (Universidad del Desarrollo de Santiago de Chile), José Miguel Gambra (Universidad Complutense de Madrid) y Danilo Castellano (Universidad de Údine). La dirección y edición ha corrido a cargo del primero de los mencionados.

Habida cuenta de la extensión del cuaderno central de este número de Verbo, las secciones habituales de estudios y notas, crónicas e información bibliográfica quedan aplazadas (si Dios quiere) para el primero de la serie de 2017.

Índice del número 549-550 (noviembre-diciembre 2016) de Verbo:

PRESENTACIÓN

CUADERNO: PUEBLO Y POPULISMO. LOS DESAFÍOS POLÍTICOS CONTEMPORÁNEOS

  • El pueblo y sus evoluciones, por Miguel Ayuso.
  • El pueblo: del tercer estado a la nación, por José Antonio Ullate Fabo.
  • Pueblo, soberanía y partidos, por Dalmacio Negro.
  • Los Estados Unidos de América, el «pueblo» y el populismo, por John Rao.
  • El pueblo de Dios. Síntesis apretada de un lugar común conciliar, por Bernard Dumont.
  • El populismo en la Europa contemporánea, por Javier Barraycoa.
  • El populismo en Hispanoamérica. «Todos somos populistas», por Juan Fernando Segovia.
  • El populismo en Hispanoamérica: una lectura diferente. Con especial referencia al caso chileno, por Julio Alvear Téllez.
  • El populismo en España, por José Miguel Gambra.
  • Pueblo, populismo y política, por Danilo Castellano.
_________________________________________________________________________________
Verbo. Serie LIV, núm. 549-550, noviembre-diciembre 2016
ISSN 0210-4784. D.L. M-12.688-1960
Suscripciones y pedidos: Fundación Speiro. C/. José Abascal (ant. General Sanjurjo), 38. 28003 Madrid, España. Teléfono +34 914473231. Correo electrónico
«… no se edificará la ciudad de un modo distinto a como Dios la ha edificado; … no, la civilización no está por inventar, ni la nueva ciudad por construir en las nubes. Ha existido, existe: es la civilización cristiana, es la ciudad católica. No se trata más que de instaurarla y restaurarla, sin cesar, sobre sus fundamentos naturales y divinos, contra los ataques siempre nuevos de la utopía malsana de la revolución y de la impiedad: omnia instaurare in Christo».
San Pío X, carta sobre los errores de «Le Sillon» Notre charge apostolique.

Fuego y Raya Nº 11

Posted in In memoriam, Publicaciones with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 26 mayo 2016 by Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II

Fuego y Raya Nº 11. Abril de 2016Ya ha llegado a sus suscriptores el número 11 (abril de 2016) de FUEGO Y RAYA, Revista semestral hispanoamericana de historia y política, editada por el Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II. Cuatro notas necrológicas lo abren, dedicadas a Jorge Siles Salinas (Bolivia), Enrique Zuleta Álvarez (Argentina), Vicente Ugarte del Pino (Perú) y Manuel Vargas de la Torre (Méjico). De este último (que fue de la Universidad Autónoma de Guadalajara) es el primero de los Artículos«Desafíos actuales para una educación auténtica en México», texto de la última conferencia del autor antes de su fallecimiento. En él rastrea los antecedentes históricos del problema de la enseñanza mejicana y encuentra sus causas en el laicismo impuesto por la ideología liberal.

El segundo corresponde a Patricio López Díaz Valentín, de la Universidad de Mendoza: «Discurso jurídico y derecho local y provincial del servicio personal en Mendoza en los siglos XVI y XVII».

El dossier central continúa con la publicación —iniciada en el número anterior de Fuego y Raya— de las actas del seminario internacional «Maestros del Tradicionalismo hispánico de la segunda mitad del siglo XX» celebrado en Madrid en septiembre de 2014. Como dice la Introducción, «En este caso ofrecemos a nuestros lectores tres aportes. El primero, del profesor polaco Jacek Bartyzel, que ha colaborado en repetidas ocasiones con el Consejo Felipe II y con la Comunión Tradicionalista, se ocupa de un tópico central del pensamiento tradicional, como son las libertades concretas (frente a la libertad abstracta) del orden cristiano (frente al revolucionario). Tema que analiza en tres autores: Francisco Elías de Tejada, Rafael Gambra y Álvaro d’Ors. Precisamente a los dos últimos están consagradas respectivamente las otras dos contribuciones que comparecen en el dossier. Sobre Gambra, concretamente sobre su insistencia en el tema de la comunidad, contemplada en plenitud, y por tanto ajena al singular modo de liberalismo (o de inconsciencia) que es el llamado comunitarismo, dedica Juan Manuel Rozas su artículo. Mientras que el director de Fuego y Raya se ocupa también de un aspecto de la obra de Álvaro d’Ors: el de su relación con Carl Schmitt. El profesor pamplonés de adopción resultó influido ciertamente por el tudesco, pero su relación de admiración no es en modo alguno de imitación. Por algo Schmitt se consideraba a sí mismo “el último cultor del ius publicum europæum“, esto es, del estatismo, mientras d’Ors resulta el más agudo crítico hispano del Estado (moderno), que no de la comunidad política».

Cierran este número de la revista, de 160 páginas, seis reseñas bibliográficas, cuatro de ellas de libros en español, una de un volumen en inglés y otra de uno en francés.

Pueden consultarse la portada, sumario y otros datos del número 11 de Fuego y Raya en este mismo cuaderno de bitácora.

In memoriam Jorge Siles Salinas

Posted in In memoriam with tags , , , , , on 18 noviembre 2014 by Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II

Jorge Siles Salinas (1926-2014)

Ha fallecido el miembro ordinario o de número del Consejo de Estudios Hispánicos Felipe II Jorge Siles Salinas.

El profesor Miguel Ayuso, presidente del mismo, publica hoy en la página 60 del diario ABC de Madrid  un obituario, que reproducimos a continuación sin más enmienda que la restitución de dos mínimas supresiones, debidas a la composición de la plana, y la corrección de una errata:

Jorge Siles Salinas (1926-2014), político y escritor boliviano

Con retraso que deploro me llega desde Santiago de Chile la noticia del fallecimiento en La Paz el pasado 22 de octubre de Jorge Siles Salinas. Personalidad notable en el seno de una saga no menos notable. En efecto, nacido en La Paz en 1926, cuando su padre Hernando Siles Reyes era presidente del país, también lo fueron andando el tiempo su hermano Luis Adolfo Siles Salinas, durante un breve período en 1969, y su hermanastro Hernán Siles Zuazo, por dos veces, 1956-1960 y 1985. Pero Jorge, que concluyó sus estudios de Derecho en 1951 en su ciudad natal, completados con otros de posgrado entre 1963 y 1964 en la entonces Universidad Central de Madrid, no les desmerece: catedrático y rector de la Universidad Mayor de San Andrés en La Paz, catedrático de las Universidades Católicas de Chile (en Santiago) y de Valparaíso, embajador en el Uruguay y dos veces ante la Santa Sede, senador, presidente del Banco Nacional de Bolivia, director del diario Última Hora de La Paz, miembro de la Academia Boliviana de la Lengua y presidente de la Academia Boliviana de la Historia, son algunos de los hitos de un apretado cursus honorum, con muchas idas y vueltas, y revueltas, a tenor de la inestabilidad política del país y del continente. Así, por ejemplo, entre 1953 y 1960 hubo de exiliarse a Chile, años en los que enseñó en las universidades antes mentadas, y en los que conoció a la historiadora chilena María Eugenia del Valle, con quien se casó en 1957, de quien tuvo cuatro hijos y enviudó en 1994. Más de veinte años después habría de volver a Chile, pero como cónsul general de Bolivia, para una delicada misión diplomática destinada a zanjar el complejo conflicto que mantenían los dos países desde la guerra del Pacífico, de finales del ochocientos, y que había determinado que las relaciones diplomáticas se hallaran rotas durante dos decenios. Del otro lado de la mesa estaba su cuñado Jaime, ministro de exteriores de Chile. Misión que, como sabemos, no coronó el éxito. No era desde luego fácil, como lo explicó en su último libro Sí, el mar, de 2012.

Su obra escrita, académica y periodística, es abundante. En el segundo de los registros, además de los diarios de su país, colaboró en nuestro ABC, en El Mercurio de Santiago de Chile y en El País de Montevideo. También asiduamente en la sección de «Grandes Firmas» de la agencia EFE. Respecto al primero, autor de más de quince libros, podemos destacar Lecciones de una Revolución (Santiago de Chile, 1956), Ante la Historia (Madrid, 1969), La Universidad y el bien común (La Paz, 1971), La independencia de Bolivia (Madrid, 1992), o los cuatro volúmenes de Política y Espíritu (La Paz, 2003 y 2004). Todo ello le hizo merecedor de recibir, en 2003, el Premio Nacional de Cultura, el mayor que se otorga en Bolivia.

Suave y bondadoso, de amplia cultura y fina inteligencia, era un conservador cercano al tradicionalismo hispánico. El de sus amigos el jurista peruano Vicente Ugarte del Pino, el filósofo chileno Juan Antonio Widow o el español Rafael Gambra. Al serlo o haberlo sido todos también míos era normal que me encontrara con Jorge Siles Salinas en algún momento. No olvidaré la última vez que lo ví, en mi primer viaje a La Paz. Tenía tantas ganas de enseñarme la ciudad y sus alrededores. Hubo de contentarse, con gran disgusto, tras sufrir un incidente coronario de gravedad, de recibirme en la UVI, donde tuvimos una larga conversación,  inconveniente en su situación pero que no pude frenar —siquiera su mujer, Rosario Salinas Estenssoro, con quien se había casado tras enviudar, que lo vigilaba devotamente—, en que destacó sobre las cualidades de que otras veces había tenido ocasión de disfrutar su generosidad y bondad. Hace unos meses me escribió para pedirme que los envíos de la revista Verbo y de la Fundación Elías de Tejada los hiciera mejor a la biblioteca de la Universidad Católica que a su casa. Estaba cansado. Católico hondo y cumplido, descanse en la paz del Señor a quien sirvió.

Jorge Siles Salinas (La Paz, 28 de octubre de 1926-22 de octubre de 2014), político y escritor boliviano, fue uno de los representantes mayores del pensamiento tradicional católico e hispánico en Bolivia.